Misteriosa cueva de murciélagos en Quang Nam

Martes 22 de septiembre de 2020 17:50:48Misteriosa cueva de murciélagos en Quang Nam

Misteriosa cueva de murciélagos en Quang Nam.

Nhan Dan-

Para aquellos con un espíritu aventurero, sería sensacional descubrir un destino que además de poseer el aire fresco en medio del verano, cuenta con imponentes acantilados cubiertos por enredaderas y exuberantes helechos como si estuvieran en la era jurásica. Existe un sitio así en la provincia central de Quang Nam.

En el distrito de Tien Phuoc, se pueden encontrar en las montañas muchas cuevas profundas y peligrosas donde habitan los murciélagos, conocidas por los lugareños como las cavernas de Doi (murciélago). La gente creen que la más hermosa de todas se halla en la comuna de Tien An.

A unos 35 kilómetros de la ciudad de Tam Ky, la cueva de Doi destaca como un lugar fascinante para las personas que les gustan explorar y disfrutar de la belleza prístina.

Los visitantes pueden llegar en motocicleta hasta la entrada de la cueva, luego de superar numerosos pasos empinados.

No obstante, el cansado viaje será compensado con un espectacular y romántico panorama de los sinuosos caminos y los pequeños arrozales en terrazas.

La cueva de murciélagos aquí no es tan majestuosa como muchas otras en Vietnam, pero posee un misterio y una atracción interminables.

Los arroyos que fluyeron por aquí hace millones de años y el proceso de meteorización natural han creado una belleza muy diversa en este sitio.

La cueva consta de dos cámaras, la de arriba es denominada la cueva Thien (el cielo) y la de abajo Nang Tien (la hada), con una profundidad de unos 100 metros que se puede acceder por dos pequeños senderos.

Se necesitará una linterna y un corazón valiente para explorar la cueva Nang Tien, ya que el silencio es lo que predomina aquí. Con los pasos ligeros, se escuchan hasta las gotas de agua filtradas por los acantilados y el sonido de las alas de los insectos.

Un espacio húmedo y fresco que de vez en cuando se vuelve bullicioso con el pánico vuelo de algunos murciélagos por la visita de unos extraños.

Los viajeros pueden dejar volar su imaginación con las rocas de distintas formas, mientras contemplan el encanto prístino creado por las enredaderas que invaden toda la gruta, desde la entrada hasta las paredes y el techo.

Tras salir de Nang Tien, se llega a la cueva Thien, una a cielo abierto. La Madre Naturaleza ha creado aquí una maravilla con acantilados, arcos de roca y grandes piedras.

Este lugar destaca con acantilados de unos 10 metros de altura, que se expanden gradualmente al entrar más profundamente.

Las corrientes de agua subterránea en ambos lados, el musgo verde, las enredaderas y raíces de árboles entre las rocas, junto con un sistema de pequeñas cuevas interconectadas, forman parte de este fascinante paisaje.

En este destino, al caminar descalzo en la cueva fresca, tocando el musgo y observando las diversas figuras que forman las rocas, los visitantes seguramente se sentirán hipnotizados por la magia de la naturaleza.