Preciosos arrecifes de coral de Hon Yen

Martes 7 de julio de 2020 14:11:01Preciosos arrecifes de coral de Hon Yen

Preciosos arrecifes de coral de Hon Yen.

Nhan Dan-

Muchos excursionistas desean viajar al complejo de Hon Yen, en la costa de la provincia central de Phu Yen, para apreciar un escenario espectacular con arrecifes coralinos que relucen debajo del agua con diversos colores y formas durante la marea baja.

Aquí, la excursión será un recuerdo inolvidable, desde contemplar el fascinante cuadro de hermosos y coloridos corales, explorar las playas vírgenes y los sitios históricos de larga data, hasta disfrutar del sabor de las especialidades culinarias de esta tierra.

Gracias al paisaje de Ganh Yen, las islas de Hon Yen y Hon Dun, los arrecifes de coral y los festivales de los pescadores en la aldea de Nhon Hoi, comuna de An Hoa, distrito de Tuy An, este complejo fue declarado como un Sitio de Interés Nacional en 2018.

Este destino está formado por islas rocosas ubicadas cerca de la costa y una cordillera baja, de las cuales Hon Yen es la más destacada, con un área de casi dos hectáreas, una altura de 70 metros y una distancia de unos 400 metros de la orilla.

La isla de Hon Dun, con mil metros cuadrados de terreno y 20 metros de altura, se encuentra a unos 50 metros de Hon Yen. Debido a la poca profundidad que tiene el tramo de mar entre las dos islas, se puede ver fácilmente el arrecife que las conecta con la marea baja.

El complejo de Hon Yen se formó por el proceso de actividades tectónicas geológicas, de las cuales la más importante fue una erupción volcánica hace unos 10 millones de años. Este fenómeno dio a las islas una estructura puntiaguda compuesta por bloques de basaltos en forma de cilindros y hexágonos.

En la bajamar, los arrecifes de coral emergen sobre el agua con diversos colores y formas extrañas, creando un hermoso camino coralino de 150 metros que se extiende desde la orilla hasta la isla de Hon Yen.

Al meterse dentro del mar con mucho cuidado para no dañar los corales o navegar sobre un bote de mimbre, se puede disfrutar de una fiesta de colores vívidos y brillantes del mundo marino que se encuentra bajo las aguas cristalinas.