Declaración conjunta de la Asean evidencia esfuerzos por construir una Comunidad “cohesiva y adaptativa”

Viernes 20 de noviembre de 2020 22:23:13Declaración conjunta de la Asean evidencia esfuerzos por construir una Comunidad “cohesiva y adaptativa”
Nhan Dan-

Los líderes de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean) emitieron la Declaración Conjunta de la 37ª Cumbre del bloque regional y las citas conexas en un esfuerzo por contribuir a la construcción de una Comunidad “cohesiva y adaptativa”.

Según el documento, los dirigentes de los países del Sudeste Asiático se comprometieron a asegurar la materialización plena y efectiva de la Visión de la Comunidad de la Asean para 2025, así como las prioridades establecidas en 2020, para concretar la “Declaración de la sobre una Asean cohesiva y adaptativa: Superar los desafíos y mantener el crecimiento”.

Afirmaron su disposición de fortalecer la solidaridad y unidad, manteniendo el papel central de la Asean como una estructura regional abierta, transparente, aceptable y basada en leyes, que coadyuva a la paz, seguridad y estabilidad territorial.

Decidieron fortalecer los vínculos económicos y la conectividad entre los estados miembros, mejorar la identidad y la eficiencia de la organización de la Asean, así como elevar su capacidad de resiliencia y adaptación.

Al reconocer los complejos cambios en la región y el mundo, el surgimiento de los problemas de seguridad no convencionales y los desafíos sin precedentes provocados por la pandemia de Covid-19, coincidieron en reforzar los esfuerzos conjuntos para hacer frente a las dificultades emergentes, además de promover una recuperación integral y sostenible, a través del despliegue de las iniciativas como el Fondo de Respuesta al Covid-19, la Reserva de Suministros Médicos de Emergencia, el Marco Estratégico para Emergencias de Salud Pública, y el Marco de Recuperación Integral y su Plan de Implementación.

También acordaron considerar el establecimiento del Marco de Acuerdo de Corredores de Viaje de la agrupación e iniciar el establecimiento del Centro de la Asean de Respuesta a Emergencias de Salud Pública y Enfermedades Emergentes, reportó la Agencia vietnamita de Noticias.

Con respecto a los asuntos de política y seguridad, los titulares reafirmaron su compromiso de mantener el Sudeste Asiático como una región de paz, seguridad, neutralidad y estabilidad, en concordancia con el derecho internacional, incluida la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (Unclos) de 1982.

Además, valoraron la necesidad de mantener una estructura regional abierta, transparente, basada en reglas e inclusiva con la Asean como el centro.

Destacaron la importancia del Tratado de Amistad y Cooperación en el Sudeste Asiático (TAC), el Tratado de la Zona Libre de Armas Nucleares del Sudeste Asiático (Seanfwz) y el papel del documento sobre las Perspectivas de la Asean sobre el Indo-Pacífico (AOIP).

Además, determinaron que continuarán colaborando en mejorar la capacidad de manejar desafíos de seguridad no tradicionales, incluido el terrorismo, la delincuencia transnacional, la ciberseguridad y la cooperación en asuntos marítimos, de diplomacia y defensa.

Con respecto al aspecto económico, pese a las preocupaciones sobre una degradación sin precedentes en 2020 debido a los impactos del Covid-19, los líderes reafirmaron que la Asean mantiene de forma sólida las bases de la macroeconomía y se compromete a intensificar la cooperación para reducir las afectaciones del mal, en pos de mantener un mercado amplio y abierto y favorecer la recuperación y la competitividad de la región en 2021.

Por otro lado, resaltó que el bloque alcanzó logros estimulantes en el cumplimiento de 13 objetivos económicos prioritarios en el Año Presidencial de la Asean de Vietnam, con tres direcciones estratégicas que radican en el impulso de la integración y la conexión de la economía dentro del bloque; el fomento de la incorporación de la agrupación a los esfuerzos de la comunidad global por la paz y el desarrollo sostenible; y elevar la capacidad adaptativa y mejorar también las instituciones de la agrupación.

De acuerdo con el texto, la Asean debe impulsar la coordinación en la digitalización y adaptación a la cuarta revolución industrial, fortalecer la conexión, mantener las cadenas de suministro, en especial en el contexto de la recuperación pos-Covid-19, favorecer el comercio, los servicios, la inversión y el progreso subregional, así como el avance de la economía inclusiva y sostenible.

Asimismo, alabó el éxito en lograr sellar el Acuerdo de Asociación Económica Integral Regional (RCEP) en el marco de la 37 Cumbre del bloque.

En el plano sociocultural, los líderes ratificaron la disposición de seguir impulsando la cooperación en beneficio de los pobladores y garantizar el bienestar social, y se refirieron a los esfuerzos por superar las consecuencias del virus, promover la recuperación, priorizando a los grupos vulnerables como los minusválidos y niños, así como la igualdad de género y la solución de los asuntos relativos a los trabajadores migrantes y el envejecimiento poblacional en el contexto de la epidemia.

Por otro lado, reiteraron su empeño en impulsar los esfuerzos por garantizar el desarrollo sostenible mediante el despliegue de la Hoja de ruta acerca del cumplimiento de la Visión de la Asean 2025 y la Agenda de las Naciones Unidas 2030 sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y la intensificación de los lazos en el sector de salud en respuesta a la pandemia.

Corroboraron, además, su atención a agilizar la cooperación en el sector laboral con la Declaración y aprobación del itinerario referente al desarrollo de los recursos humanos en un mundo laboral cambiante, y la guía de la Asean sobre la igualdad de género, así como la Declaración sobre el fomento de las labores sociales y la Hoja de ruta para la eliminación de las peores formas de trabajo infantil para 2025.

Por otra parte, reafirmaron los esfuerzos por luchar contra los desastres naturales, reducir los riesgos al respecto, realzar las identidades culturales de la Asean, la conciencia de la Comunidad, la cohesión de los pobladores y empresarios al proceso de la construcción de la Comunidad, mediante la narrativa de la identidad de la Asean.

Mientras, en el campo de relaciones exteriores, líderes de la Asean aplauden el hecho de que sus socios reafirman el respeto y el papel central del bloque en una estructura regional abierta, transparente, inclusiva y basada en leyes y también sus compromisos de apoyar a la agrupación en la construcción de la Comunidad, responder a la pandemia y estimular la recuperación en el período pos-pandémico, incluido el de contribuir al Fondo de la Asean de combate contra el mal, la Reserva de suministros médicos del área y el Centro de Emergencias de Salud Pública y Enfermedades Emergentes.

Reconocieron, además, la creciente atención de las organizaciones regionales y países fuera de la región al fomento de la cooperación con la agrupación.

La Asean reconoció oficialmente a Francia e Italia como sus socios de desarrollo y aprobó también el Plan de Acción para el lapso 2021-2025 con otras contrapartes, a la par de saludar la adhesión de Colombia, Cuba y Sudáfrica al Tratado de Amistad y Cooperación con el Sudeste Asiático (TAC), para elevar así la cifra de los miembros del mismo a 43 naciones.

Mientras, sobre los asuntos regionales e internacionales, dirigentes de los países miembros de la Asean se comprometieron a seguir agilizando la cooperación por la paz, la seguridad y la estabilidad en la zona, en el contexto de los cambios complejos y reafirmaron también la disposición de consolidar la posición proactiva, el papel central, la resiliencia y la adaptación.

Tras enfatizar la importancia de la paz, la estabilidad, la seguridad y la libertad de navegación aérea y marítima en el Mar del Este, expresaron su preocupación por las acciones unilaterales de construcción de estructuras en ese espacio, y los severos incidentes que degradan la confianza, incrementan la tensión, socavan la paz, la seguridad y la estabilidad en la zona.

Reiteraron el respaldo a la no militarización y a los esfuerzos por evitar las acciones que complican la situación o incrementan las disputas, así como la solución de las diferencias por vía pacífica, conforme a las leyes internacionales, incluida la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS) de 1982.

Resaltaron, además, la cooperación entre la Asean y China y los esfuerzos por impulsar las negociaciones del Código sobre la Conducta de las Partes en el Mar del Este (COC); y formularon votos por adoptar medidas destinadas a incrementar la confianza y garantizar el cumplimiento pleno de la Declaración de las Partes sobre la Conducta en el Mar del Este (DOC).

Los líderes acordaron seguir apoyando a la Asean para que desempeñe un papel más amplio y claro en la asistencia a Myanmar para mejorar la ayuda humanitaria, acelerar el proceso de repatriación y el desarrollo sostenible en el estado de Rakáin.

Por otro lado, valoraron las contribuciones de los países miembros de la Asean y algunos socios en el apoyo a las actividades del bloque, incluidos los proyectos prioritarios en el estado de Rakáin, favoreciendo el proceso de repatriación y el desarrollo integral y sostenible.

Asimismo, reafirmaron su apoyo continuo a los esfuerzos de Myanmar para lograr la paz, la estabilidad; mantener la supremacía de la ley; promover la armonía y la reconciliación entre las diferentes comunidades; y garantizar un desarrollo equitativo y sostenible en el estado de Rakáin.

Enfatizaron la importancia de continuar el diálogo pacífico entre todas las partes interesadas para lograr una paz y estabilidad duraderas en la península de Corea desnuclearizada e instaron a reanudar el diálogo pacífico y continuar la cooperación mediante la aplicación plena y rápida de la Declaración Panmunjom, la Declaración Conjunta de Pyongyang y la Declaración Conjunta de los Líderes de Estados Unidos y Corea del Norte.

Igualmente, reafirmaron su compromiso de implementar plenamente todas las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y reconocieron los esfuerzos internacionales para una desnuclearización total, verificable e irreversible de la Península de Corea; y su disposición de desempeñar un papel constructivo, incluso mediante el uso de mecanismos dirigidos por la Asean, para fomentar una atmósfera propicia para el diálogo pacífico entre las partes interesadas.

Los líderes reafirmaron la necesidad de una solución integral, justa y sostenible al conflicto entre Israel y Palestina para lograr la paz y la estabilidad en el Oriente Medio; instaron a las partes a tomar medidas activas para impulsar las negociaciones en pos de una paz duradera y reafirmaron el apoyo a los derechos legítimos del pueblo palestino de formar un Estado independiente con la realización de una solución de dos Estados: Palestina e Israel conviviendo uno al lado del otro en paz y seguridad sobre la base de las fronteras anteriores a 1967, con Jerusalén del Este como su capital.