Año de Presidencia de la Asean 2020: Marca esfuerzos de cohesión y adaptación proactiva

Martes 17 de noviembre de 2020 17:11:53Año de Presidencia de la Asean 2020: Marca esfuerzos de cohesión y adaptación proactiva

El primer ministro de Vietnam y también presidente de la 37 Cumbre de la Asean, Nguyen Xuan Phuc, es testigo de la firma de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP).

Nhan Dan-

La ceremonia de clausura de la 37 Cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean) y las citas conexas, así como la entrega de la presidencia de la Asean en 2021 a Brunéi, tuvieron lugar el 15 de noviembre en línea. Se trata de un buen momento para hacer una retrospectiva del Año de Presidencia de la Asean en 2020 de Vietnam para apreciar los esfuerzos y éxitos del país indochino y de la comunidad, con el espíritu de “Cohesión y adaptación proactiva”, al superar las barreras del espacio, el tiempo y las formas de interacción, creando así un nuevo impulso para el desarrollo eficaz de la agrupación.

En consecuencia, "Cohesión" representa la idea de consolidar la solidaridad, la unidad y la fuerza interna de la Asean, fortalecer la conectividad económica, y resaltar la comunidad y las identidades dentro del bloque, orientada y centrada en las personas. “La adaptación proactiva" refleja la necesidad de la Asean de mejorar la proactividad, la creatividad y la adaptabilidad ante las oportunidades y los desafíos provocados por los cambios importantes en el panorama regional y mundial.

2020 es un año especial tanto para Vietnam como para el resto del mundo.

Por primera vez, Vietnam asume simultáneamente los cargos de presidente rotativo de la Asean en 2020 y miembro no permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para el mandato 2020-2021.

En particular, este año, el mundo se enfrenta a una crisis sanitaria y económica causada por la pandemia de Covid-19. El número de casos confirmados de este virus ya supera los 50 millones a nivel global. La enfermedad también ha dejado más de un millón de muertos.

La pandemia seguirá ocasionando pérdidas socioeconómicas sin precedentes en los últimos cien años, con una estimación de decenas de billones de dólares y consecuencias incalculables. Además, hasta ahora, la solución para el control de la epidemia y la recuperación económica aún no están a la vista en ningún lugar del mundo.

En esta coyuntura, se requieren nuevas habilidades y creatividad extraordinarias en la Asean y el planeta, en general.

Para cumplir bien con sus responsabilidades como presidente de la Asean, Vietnam ha organizado con éxito de forma virtual las 36 y 37 Cumbres del bloque y más de 30 reuniones ministeriales, las reuniones especiales de Altos Funcionarios (SOM), la conferencia del Grupo de Trabajo del Consejo Coordinador sobre Emergencias de Salud Pública de la Asean, la conferencia interinstitucional entre altos funcionarios de la Asean y Estados Unidos para promover la coordinación en respuesta al Covid-19, y la reunión preparatoria de altos funcionarios de la Asean, entre otros eventos.

Como presidente de la Asean en 2020, Vietnam también ha propuesto numerosas iniciativas, junto con los otros países de la región y los socios, para controlar la epidemia y desplegar el plan de recuperación en la era pospandémica, aparte de mantener y desarrollar el espíritu de solidaridad de la Asean, así como liderar activamente la cooperación intrarregional en la lucha contra el virus de acuerdo con el lema "Cohesión y Adaptación proactiva", contribuyendo a la firma del acuerdo de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP, por sus siglas en inglés).

Vietnam se compromete a cooperar con los países miembros de la Asean y sus socios para seguir adoptando programas de apoyo práctico para las empresas de la región, especialmente en las áreas de transformación digital; medio ambiente, sociedad y gobierno corporativo (ESG), y desarrollo sostenible e inclusivo.

Además, se esfuerza por lograr el objetivo común de poner a las personas y empresas en el centro del desarrollo. Al mismo tiempo, aprovecha las nuevas oportunidades debido a los cambios de las cadenas de suministro y los flujos de inversión global hacia la región de la Asean.

La economía financiera es uno de los contenidos importantes de la cooperación de la Asean y se consolida un paso más en 2020.

Las sólidas actividades de integración financiera regional actúan como un amortiguador contra los efectos de las tensiones comerciales y geopolíticas, en el contexto de los países que continúan fortaleciendo la cooperación a fin de reconocer y gestionar los riesgos del cambio climático y la ciberseguridad.

La pandemia ha causado grandes impactos en la economía y ha amenazado la estabilidad financiera de la región, lo que ha provocado el crecimiento negativo de la Asean en el presente año. Las interrupciones provocadas por el coronavirus han demostrado la importancia de la garantía de la resistencia de la economía regional a las crisis.

Los países miembros del bloque han realizado un esfuerzo significativo para mitigar el impacto de la pandemia y respaldar la recuperación económica mediante el apoyo financiero, monetario y crediticio a sus economías y sistemas financieros, además de reafirmar los compromisos para asegurar el flujo de bienes y servicios. La solidaridad y la cooperación son fundamentales para ayudar a la Asean a vencer la pandemia y recuperar el crecimiento regional.

En particular, la 37 Cumbre de la Asean, efectuada del 12 al 15 de este mes, los líderes de los 10 países miembros de la Asean llevaron a cabo con éxito 20 reuniones relacionadas y aprobaron más de 80 documentos, el mayor número en la historia de las sesiones de la agrupación.

Los dirigentes acordaron aprobar el Informe de revisión de mitad de periodo de los planes de la Visión de la Comunidad de la Asean para 2025. Asimismo, concordaron en revisar la implementación de la Carta de la Asean. También afirmaron los esfuerzos para promover activamente el papel de la Asean en el impulso de la cooperación subregional asociada con el proceso de desarrollo del bloque, en pos de que todas las personas y regiones puedan tener oportunidades de contribuir a la Comunidad.

El evento también adoptó la Declaración de Hanói sobre la Visión del bloque después de 2025 con la expectativa de construir una base sólida para el camino de desarrollo de la Comunidad de la Asean.

En esta ocasión, los dirigentes de los países aprobaron el Informe de Identidad de la Asean y emitieron la Declaración de Hanói sobre la Promoción del Trabajo Social hacia una Comunidad cohesiva y adaptativa.

Además, intercambiaron y afirmaron su firme compromiso con la cooperación multilateral, y los vínculos y la liberalización económica; coincidieron en que el papel central de la agrupación debe mantenerse y continuar promoviéndose, así como impulsar el diálogo y la cooperación, prevenir los conflictos, generar confianza y crear una estructura regional abierta, transparente, inclusiva y basada en la ley.

Al mismo tiempo, tomaron numerosas medidas drásticas y prácticas para promover la cooperación en la superación de los desafíos, incluida la pandemia de Covid-19.

Trazaron orientaciones importantes para crear una nueva fuerza impulsora para las relaciones entre el bloque y sus socios, además de guiar a la Comunidad de la Asean hacia un desarrollo más fuerte, así como convertirla en un verdadero núcleo de la región con las personas siempre en el centro.

La celebración por primera vez de la Cumbre de Mujeres Líderes de la Asean fue una valiosa oportunidad para que las féminas de los países aportasen a los esfuerzos de la región por el desarrollo y el crecimiento sostenibles.

En el contexto de la compleja evolución del Covid-19, muchas iniciativas se han anunciado e implementado como el Fondo de la Asean para la respuesta al Covid-19, la Reserva regional de suministros médicos, el Marco estratégico sobre las emergencias de salud y el Centro del bloque para Emergencias de Salud Pública y Enfermedades.

Los líderes también aprobaron el Marco de Recuperación Integral de la Asean y un plan para llevar a cabo de manera sincrónica los tres pilares de la Comunidad: política-seguridad, economía y cultura-sociedad, a fin de respaldar a las personas y las empresas a superar pronto las consecuencias de la pandemia y estabilizar la vida socioeconómica en los países.

Los Estados miembros acordaron ampliar el Tratado de Amistad y Cooperación en el Sudeste Asiático (TAC), permitiendo la incorporación de Cuba, Colombia y Sudáfrica, para elevar la cantidad total de miembros a 43 países.

La Cumbre de Asia Oriental (EAS-15) adoptó declaraciones importantes, incluida la Declaración de Hanói para conmemorar el 15 aniversario del establecimiento de la EAS y otra de la EAS sobre cooperación marítima sostenible.

La declaración de los líderes de la Asean+3 sobre el fortalecimiento de la cooperación para mejorar la resiliencia económica y financiera ante los desafíos emergentes reafirma el papel y la fortaleza del marco de la Asean+3 en la prevención y respuesta a las amenazas de crisis en la región.

En la XI Cumbre Asean-ONU, se aprobó el Plan de Acción Asean - ONU para el período 2021-2025.

Con el fin de implementarlo, las dos partes enfatizaron la necesidad de seguir dedicando más atención y recursos a la coordinación interinstitucional, promover el empoderamiento y el papel de las mujeres en la paz y la seguridad sostenible, fortalecer la cooperación subregional, reducir la brecha de crecimiento, desarrollar de manera sostenible los recursos humanos, garantizar la igualdad social, intensificar la adaptación al cambio climático, y prevenir y mitigar los impactos de los desastres naturales.

Las dos partes acordaron desplegar efectivamente la hoja de ruta para la implementación de la Visión Comunitaria de la Asean 2025 y la Agenda 2030 de la ONU para el Desarrollo Sostenible, haciendo una contribución práctica al desarrollo sostenible, sin dejar a nadie atrás.

Se comprometieron a continuar esforzándose para consolidar un sistema de comercio multilateral transparente y basado en la ley internacional.

Además, reafirmaron la importancia del sentido de responsabilidad nacional en la consolidación de la paz, el mantenimiento de la estabilidad y la garantía de la seguridad regional.

Destacaron el objetivo de esforzarse por construir el Mar del Este en un mar pacífico, estable y seguro, al igual que estar preparadas para promover el diálogo, generar confianza e impulsar la diplomacia preventiva en la región, sobre los principios de la Carta de la ONU y el derecho internacional, incluida la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar (Unclos) de 1982.

Sobre esa base, los líderes pidieron la plena implementación de la Declaración sobre la Conducta de las Partes en el Mar del Este (DOC) y el desarrollo temprano de un Código de Conducta al respecto en esa zona marítima (COC).

En el marco de la 37 Cumbre de la Asean, el acuerdo de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP, por sus siglas en inglés) fue firmado el 15 de noviembre de 2020 por los 10 países miembros del bloque, China, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda.

El RCEP es el pacto de libre comercio más grande del mundo, que comprende dos mil 200 millones de personas, equivalente al 30 por ciento de la población mundial, y representa casi el 30 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) global.

Pronosticaron que la Asean, con una población de casi 640 millones de habitantes y un PIB total de dos billones 507 mil millones de dólares, podría convertirse en la cuarta mayor economía del mundo para 2030.

Se trata de un punto brillante del Año Presidencial de la Asean en 2020 de Vietnam y también un mensaje contundente que afirma el papel de liderazgo de la agrupación en el apoyo al sistema comercial multilateral y el desarrollo de la cadena de suministro para respaldar la recuperación económica después de la pandemia del Covid-19.

Los esfuerzos de Vietnam han sido reconocidos y apreciados por todos los Estados miembros, así como otros países en el mundo.

El presidente ruso, Vladimir Putin, valoró altamente el rol de la EAS en la resolución de asuntos regionales e internacionales de seguridad, y expresó su acuerdo con el contenido principal de la Declaración de Hanói.

El dirigente aplaudió y se comprometió a apoyar las iniciativas y prioridades propuestas por Vietnam en el Año de su Presidencia del bloque. En especial, destacó la reunión centrada en el papel de la Asean en la cooperación entre la ONU y las organizaciones regionales y subregionales en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacional, celebrada por primera vez en enero de 2020 en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Se puede decir que, junto con los esfuerzos de las autoridades de la Asean, el éxito de Vietnam como presidente del bloque este año ha contribuido directa e indirectamente a crear una nueva fuerza impulsora para que después de más de cinco décadas de fundación y desarrollo, la agrupación continúe afirmando la fuerza de la solidaridad, la capacidad de resiliencia y la adaptabilidad flexible a los desafíos en el nuevo contexto de cada país y del mundo en general.

Se espera que la Asean entre con confianza en su sexta década, un largo camino con muchos desafíos, pero también prometedor.

Dr. Nguyen Minh Phong