Hoi An - una “milagrosa” ciudad a la orilla de Cua Doi

Martes 31 de diciembre de 2019 09:52:11Hoi An - una “milagrosa” ciudad a la orilla de Cua Doi

La 'milagrosa' ciudad de Hoi An. (Fotografía: phapluatdansinh.vn)

Nhan Dan-

Hoi An es una localidad donde se encuentran grandes ríos en la tierra antigua Quang, tales como Thu Bon, Thu Giang, Truong Giang y Co Co, antes de desembocar en el estuario Cua Doi.

Cua Doi fue antiguamente conocido como Cua Dai Kim. Hoy en día se llama simplemente Cua Dai. Desde tiempos remotos hasta la fecha, este estuario siempre ha jugado un papel importante para Hoi An y la tierra Quang.

A unos 15 kilómetros al este de Cua Doi se encuentran las islas Cham. Parecen una mampara que protege la ruta comercial con el antiguo puerto marítimo Hoi An y la urbe de hoy.

El archipiélago alberga supuestamente la mayor biodiversidad en Vietnam, con 97 tipos de moluscos, más de 300 especies de coral y 270 de peces que habitan en los arrecifes coralinos. Muchos de ellos fueron descubiertos por primera vez en el país.

Al lado de un ecosistema marino rico en fauna y también en paisajes prístinos, las islas Cham tienen fama de ser un sitio cultural e histórico, datado desde la época de las culturas antiguas Sa Huynh, Champa y Dai Viet, hasta el establecimiento y el desarrollo de la localidad portuaria Hoi An.

En 2009, fueron inscritas en la lista nacional de salvaguardia especial y declaradas como Reserva de la Biosfera por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Desde el siglo XVII, Hoi An fue considerada una tierra abierta en la región antigua Dang Trong con un bullicioso puerto comercial. También albergaba una combinación armoniosa de las culturas autóctona, occidental y asiática.

Los Hoa, de origen chino, se asentaron tempranamente en Hoi An. Contribuyeron en gran parte al desarrollo de esa ciudad portuaria y también a la identidad cultural de la gente local.

En Hoi An vinieron a formarse cinco comunidades de los Hoa, y vivían en los llamados salones de actos. Estos hoy son destinos atractivos para los turistas y peregrinos, gracias a su arquitectura y solemne espacio religioso todavía en buen estado.

La huella de los japoneses en Hoi An se muestra a través de obras arquitectónicas y tumbas de comerciantes procedentes de esa nación. Entre ellas, destaca el puente-pagoda (Chua Cau), que se erigió con donativos de los mercantes nipones en el siglo XVII. Reúne rasgos culturales de Japón, China y Vietnam.

Este sitio se ha convertido hoy en un símbolo de Hoi An y un destino imperdible al explorar este Patrimonio Cultural Mundial.

Son varios en el mundo los cascos antiguos e incluso aquellos reconocidos como patrimonio, pero el de Hoi An se distingue por mantenerse bastante intacto, tanto en el aspecto material como inmaterial. En este barrio la gente todavía lleva una vida normal, lo que ayuda a conservar siempre el comportamiento en la familia, las costumbres antiguas, la creencia y la gastronomía. Este es el valor global notable de Hoi An.

El proceso de aculturación entre las civilizaciones Sa Huynh, Champa y Dai Viet dejó en esta localidad sitios arqueológicos y obras destinadas a la vida cotidiana de los ciudadanos, muchos de ellos se hallaron y preservan hasta la fecha.

Las obras arquitectónicas y casas centenarias suelen ser frágiles ante el impacto del tiempo, la hostilidad de la naturaleza o la presión del turismo. Pero en Hoi An, las autoridades y cada uno de los residentes unen esfuerzos para proteger y promover los valores patrimoniales locales.

Por lo tanto, Hoi An bien representa una perfecta conservación a lo largo de los altibajos de la historia. No solo posee pruebas de una coexistencia duradera y armoniosa de diversas culturas en un puerto comercial internacional, sino también mantiene bien resguardadas sus mismas propiedades.

Ello convierte a la antigua ciudad en un ejemplo por seguir a la hora de preservar y promover los valores de un Patrimonio de la Humanidad.

Hoy en día, existe un Hoi An vibrante y colorido a la orilla del río Hoai, que capturará el corazón de todos los visitantes al estuario Cua Doi.